Your address will show here +12 34 56 78
Eventos
Fuente: Panorama Forestal

Ayer viernes la Sociedad de Productores Forestales llevó a cabo su evento de fin de año titulado “Actuar hoy, pensando en mañana” en el que tres académicos (Walter E. Baethgen, Orlando Rojas y Juan Pedro Posse) llevaron adelante una destacadísima jornada de intercambio sobre la sustentabilidad, cambio climático, bioeconomía y cómo la forestación se inserta de forma transversal en todos estos temas.
En una primera instancia Baethgen dejó en claro que a nivel mundial la principal causante de gases de efecto invernado es el sector de la energía —contrario a lo que muchas veces se afirma—, pero en Uruguay no es así, siendo el sector agropecuario quien más aporta emisiones, con el metano como el gas más importante. Baethgen alegó que los motivos de esto son la reducida superficie de Uruguay, la excelente matriz energética y su pequeño parque industrial. El investigador que desarrolla tareas en numerosas instituciones nacionales e internacionales dijo que, si bien la producción ganadera tiene responsabilidad en estas emisiones, no sería el eslabón más pertinente de atender para modificar esta situación y apuntó a mejorar las ineficiencias en el sector de combustibles fósiles.

Por su parte, Rojas presentó una mirada sobre la bioeconomía y sobre cómo los productos forestales tienen un futuro promisiorio en este tema debido a la numerosa cantidad de productos que se puede obtener a partir de fibras de madera, por ejemplo. Rojas se refirió a la necesidad de generar bioproductos con un valor agregado a partir de la industria forestal y cómo la investigación, entre academia y privados, puede generar una sinergia muy postivia en este sentido.

Por último, Juan Pedro Posse, de larga trayectoria en la academia y en el ámbito privado, dio una mirada sobre la forestación hacia adelante, haciendo hincapié en la necesidad de tomar acciones hoy para ver las repercusiones positivas en el futuro. Mencionó la necesidad de generar índices de sitios, continuar inviritendo en I + D y destacó las oportunidades que hay para seguir creciendo tanto en fase primaria como industrial.

Esta jornada vuelve a demostrar como el sector forestal en Uruguay no solo apunta a un camino de sustentabilidad y desarrollo, sino que genera un derrame en el resto de los sectores muy positivo.
0

Eventos
El crecimiento del sector forestal en las últimas décadas

El sector forestal tuvo un desarrollo significativo en las últimas décadas en nuestro país. La superficie forestada subió desde unas200.000 hectáreas a inicios de los años 90 a algo más de 1 millón de hectáreas actualmente y la extracción de madera se multiplicó por cinco en los últimos 20 años, alcanzando los 17 millones de m3 en 2019.

Esa expansión se inició a instancias de una política de estímulo definida a finales de los años 80 y sostenida por los distintos gobiernos desde entonces como una política de Estado, que generó la certeza y la seguridad jurídica necesarias para la llegada de importantes inversiones al país, tanto en la producción de celulosa como en actividades de transformación e industrialización de la madera.

                Fuente: Dirección General Forestal

Como resultado de este proceso, las exportaciones de productos forestales tuvieron un extraordinario incremento en la última década. En 2019 el sector exportó casi US$ 1.900 millones, representando más del 16% de las exportaciones totales de bienes de Uruguay: US$ 1.500 millones de celulosa (el segundo rubro más importante de exportación a nivel de bienes, sólo por debajo de la carne) y US$ 370 millones de otros productos forestales (madera aserrada y terciada, chips y rolos).

A partir de 2024 – cuando las tres plantas estén operando plenamente –las exportaciones totales del sector forestal superarían los US$ 2.900 millones.

Complementariamente a la generación de divisas para el país, el sector forestal contribuye con más de 380 MW de potencia instalada para la generación de energía eléctrica en base a biomasa, lo que equivale a aproximadamente un 8% de la potencia total del país.  Con esa potencia, el sector puede cubrir hasta un 20% de la demanda de energía eléctrica en el pico y, a diferencia de otras fuentes renovables, proporciona esa cobertura de la demanda con un flujo firme (independientemente del comportamiento del clima).

La contribución del sector forestal al crecimiento y desarrollo agropecuario

Tras el fin del auge de las materias primas en 2014, la forestación jugó un rol clave como soporte para el Producto Bruto Agropecuario.

Con algo más de 1 millón de hectáreas plantadas, la forestación ha ganado participación dentro de la superficie agropecuaria total. Sin embargo, ocupa en torno al 7% del área agropecuaria total, un porcentaje muy inferior al que se observa por ejemplo en Nueva Zelanda (12%), un país de referencia, que tiene al sector agropecuario como uno de los principales motores de su desarrollo económico.
Fuente: EXANTE en base a cifras del MGAP.
(*) Se considera el total de superficie destinada a la agricultura, aunque la misma es utilizada en rotación para distintos cultivos en el ciclo de verano y de invierno. De hecho, en invierno parte de esa superficie puede destinarse al pastoreo de ganado.
(**) Hortifruticultura y vitivinicultura.

Junto con la expansión del área agrícola, el aumento del área forestal fue parte de un proceso virtuoso de reasignación y valorización de la tierra, que condujo a mayores niveles de inversión por hectárea y que terminó contribuyendo a un crecimiento muy importante de la productividad en el sector agropecuario. En efecto, en la actualidad tenemos un país con mayor actividad agrícola y forestal y con una mayor producción ganadera, realizada de forma más eficiente (más intensiva). De hecho, pese a la reducción de la superficie ganadera y lechera en las últimas décadas, los stocks vacunos alcanzaron un máximo histórico de más de 12 millones de cabezas al 30 de junio de 2020 y la remisión de leche se ubica actualmente en niveles récord. En contrapartida, la ganadería extensiva y particularmente la producción lanar retrocedieron marcadamente, pero ese retroceso fue consecuencia de una fuerte contracción de la demanda global de lana, que se reflejó en descensos marcados de las existencias ovinas en todos los principales países productores del mundo.

Principales impactos económicos del sector[1]

La cadena forestal genera impactos muy importantes en la economía uruguaya. De los US$ 2.300 millones de valor bruto de la producción forestal (considerando exportaciones y ventas en mercado interno), unos
US$ 1.700 millones son valor agregado directo a lo largo de la cadena forestal (incluyendo la fase primaria, el transporte y la fase industrial).  En tanto, si se incluyen además los impactos indirectos e inducidos, el sector contribuye en total con más de US$ 2.100 millones de valor agregado en la economía, lo que equivale a casi 4% del PBI.


Además, el sector genera de forma directa a lo largo de su cadena de valor unos 18.000 empleos, cifra que sube a más de 25.000 empleos cuando se consideran también los efectos indirectos e inducidos.


Como generador de empleo en todo el territorio uruguayo, el sector ha tenido una contribución importante en la formalización del trabajo rural, promoviendo prácticas y estándares de calidad y seguridad a lo largo de toda la cadena de valor.

Por otra parte, el sector forestal contribuye (incluyendo impactos directos, indirectos e inducidos) con casi
US$ 340 millones a los ingresos públicos (considerando tanto impuestos como contribuciones a la seguridad social).

Cuando se consideran esos impactos económicos a la luz de la superficie ocupada por el sector, se concluye de un modo inequívoco que, entre las actividades agropecuarias, la forestación presenta los mayores impactos por hectárea.

Cuando la tercera planta de celulosa esté plenamente operativa, los impactos de la cadena forestal aumentarán sustantivamente: la contribución al PBI alcanzaría a casi 6% y el sector daría soporte a más de 30.200 empleos.

[1] Estimaciones realizadas por EXANTE en el marco del trabajo “Contribución del sector forestal a la economía uruguaya”, encargado por la Sociedad de Productores Forestales.

0

Comunicación, Eventos, Noticias
Fuente: El Observador / Analía Pereira

La Sociedad de Productores Forestales lideró un intercambio de pareceres sobre el tema «Integración productiva sostenible: el próximo desafío país»

La integración entre forestación y otras producciones del agro -ganadería, agricultura y apicultura, por ejemplo- y el cuidado ambiental se presentaron como desafíos del sector, en el Desayuno Forestal de la Sociedad de Productores Forestales del Uruguay (SPF), realizado el pasado miércoles.

El presidente de la SPF, Diego Mora, abrió el evento destacando que la gremial busca promover un sector «sostenible, competitivo y comprometido con el desarrollo integral del país».

En línea con esa intención, se realizaron dos mesas de diálogo en las que se discutió la posibilidad de integrar la forestación con otras actividades económicas y el impacto ambiental que eso considera.

«El mundo hoy exige materiales renovables. La preocupación mundial está en la deforestación, cuando en nuestro país hemos logrado proteger y aumentar el área de bosque nativo, realizando toda nuestra producción en bosques implantados», expresó Mora, y añadió que desde el sector entienden que la producción será «un pilar para el desarrollo sostenible de Uruguay, siempre que logremos cuidar y hacer uso responsable de los recursos naturales».

Integración productiva En la mesa «Integración productiva» participó el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte, quien habló sobre la importancia del rubro en la economía nacional y la posibilidad de que se integre con otras producciones, por ejemplo la apícola.

«Ver que solo el 20% de los apícolas están en los montes nos dice que hay un nuevo potencial para desarrollar en el marco de la certificación», comentó, y destacó que la producción forestal está libre de uno de los principales problemas del apicultor: el uso de productos químicos. «La producción apícola en la forestación puede dar esas garantías que hoy el mercado le exige y condiciona», dijo.

«El Uruguay que nos imaginamos es un mosáico, donde interactúen los sectores productivos y no productivos. Ese es el paso que nos falta dar para imaginarnos un Uruguay más sinérgico», añadió el ministro y definió a la Ley Forestal N° 15.939 como «un ejemplo y un sueño para muchos rubros que quisieran tener el mismo marco para encarar una producción planificada».

En esta mesa participaron el consultor en producción ganadera, Álvaro Simeone, quien expuso sobre el impacto de la forestación en la ganadería; y el productor Francisco Bonino, quien habló de la unión entre la producción forestal y otras actividades económicas. Citó, por ejemplo, que hay más de 2.000 ganaderos criando animales en predios forestales y también 420 apicultores.

Ambiente y agro En la mesa de diálogo «Ambiente y agro» el académico Fernando García Prechac expuso sobre el impacto de la forestación sobre los suelos; y el productor Nelson Ledesma habló sobre sostenibilidad y forestación.

Adrián Peña, ministro de Ambiente, fue el tercer orador en esa mesa. El jerarca destacó el potencial de crecimiento económico del rubro y reconoció que existe una tensión entre la producción forestal y el cuidado medioambiental, y que «la gestión de esa tensión es lo que nos va a sacar adelante, tomando decisiones con información, sin estar parados en fundamentalismos».

Añadió que, con respecto a «falsas oposiciones que se han construido con respecto a lo que la forestación genera», la oportunidad está en «poder transparentar, informar y demostrar qué es efectivamente lo que está pasando, que no es siempre lo que por allí se dice».

Peña explicó que desde el ministerio están estudiando cómo trabajan los sectores productivos para buscar «el justo trabajo entre producción y ambiente».

Informó que las tres principales preocupaciones de la cartera con respecto a la producción forestal son el cuidado del agua, de la biodiversidad y de los suelos. En su presentación, Ledesma enfatizó en que el rubro forestal es uno de los más controlados, por las
exigencias de normativas de certificación internacional, como el PEFC o FSC.

Al término del evento, Mora sintentizó a El Observador: «El sector no ha escapado a la situación de incertidumbre internacional, somos un sector agroexportador y dependemos de los mercados internacionales, somos positivos en que somos un sector con capacidad de pasar una coyuntura más compleja, como le ha pasado a otros sectores».

«Veo el mediano y largo plazo con perspectivas de crecimiento y buenos niveles de rentabilidad», concluyó el presidente de la SPF.

Polémico anuncio del ministro de Ambiente
El ministro de Ambiente, Daniel Peña, anunció que el ministerio trabaja en un proyecto de actualización de la categorización de suelos, que incluye el control de proyectos forestales de áreas menores de 100 hectáreas por parte de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama). Lo que se propone es, dijo: «Autorizar los suelos de uso forestal y aquellos en no prioridad forestal clase 6 a 7, categorizados como de aptitud de uso forestal, generalmente menores a 114, como el resto de los suelos del grupo 502 B, y permitir plantar como
máximo 10% en 50 hectáreas de otros suelos clase 3 y 4 de uso agrícola, con limitaciones», y agregó que para conservar la biodiversidad se propone definir la estrategia de campo natural de acuerdo «al porcentaje remanente de campo natural de la Unidad 5 de cuenca que se encuentre en buen estado de conservación».

En tanto, para el cuidado del agua, señaló, se quiere «minimizar el avance de la forestación en aquellas cuencas Unidad 5 que se encuentran sobre forestadas o por encima del 50% de la cuenca ya forestada».

Este anuncio sorprendió a los productores, que en varios casos dijeron no estar enterados de la iniciativa. Varios se mostraron molestos, incluso hubo quienes le respondieron al jerarca. Tras la reunión, Peña dijo a El Observador que «es natural que exista tensión entre la propuesta productiva y algún costo que quiere poner el ministerio», pero que está abierto a hablar con los productores.

«Restringir la actividad forestal»
Varios oradores y productores que participaron del evento le respondieron al ministro de Ambiente, Daniel Peña, quien escuchó dudas y reclamos y respondió que lo expuesto «todavía es una propuesta».

Consultado por El Observador, Diego Mora, presidente de la gremial anfitriona, declaró: «Nos sorprendió un poquito, porque no sabíamos lo que se estaba manejando a nivel del Ministerio de Ambiente. Creemos que esto va a dar, como bien dijo el ministro, para trabajar mucho y aportar información objetiva que permita el debate y ver realmente qué es lo que queremos definir como líneas de acción para el Uruguay productivo.

Sobre eso, conversar y seguir trabajando, creemos que ese es el camino». Entre las respuestas que se le dieron al ministro, Ledesma opinó que en la propuesta se muestra una restricción a la producción del sector.

«El ingeniero García habló sobre los beneficios de la producción forestal y la contribución que hace para evitar la degradación, y lo primero que veo acá es de alguna forma restringir la actividad forestal», dijo, y añadió que desde la gremial se quedan «con un sabor amargo». Por su parte, el gerente forestal de Montes del Plata, Diego Carrau, enfatizó en la burocracia que supondría un control de los proyectos menores a 100 hectáreas por parte de Dinama: «Me parece que a veces no se tiene en cuenta los tiempos que lleva toda la tramitación de un proyecto forestal. Y es al único sector al que se le exige esta cantidad de documentación», comentó y le pidió a los dos ministros presentes (Peña y su par de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte): «No se olviden del productor».
0

Eventos
Con la presencia de los ministros de Ganadería, Agricultura y Pesca y Ambiente, expertos académicos y productores se llevó a cabo el segundo Desayuno Forestal. Tanto los ministros Uriarte y Peña, cómo los académicos Fernando García Préchac y Álvaro Simeone destacaron el importante papel de la forestación en el país y su sinergia con otras producciones.

El 28 de octubre en la mañana se llevó a cabo el segundo desayuno forestal organizado por la Sociedad de Productores Forestales, se contó con la presencia de varias autoridades nacionales, así como también representantes de otras gremiales empresariales.

El evento se dividió en dos bloques, uno de ellos se refirió a la integración productiva y el segundo fue sobre el tema ambiente. Ambos temas de indiscutible importancia y vigencia.

El primer bloque contó con la participación de Francisco Bonino, directivo de la SPF, quien destacó que el sector forestal necesita integrar la ganadería y otras producciones, ya que en los predios afectados a la forestación se foresta poco más del 50%, permaneciendo otro 50% que se necesita rentabilizar. Un ejemplo de esta integración es la forestación y la apicultura, esto se puede observan en los departamentos más forestados que están entre los más productivos apícolamente. Además, a través del sistema de certificación internacional PEFC, el país ya cuenta con miel certificada.

Bonino también señaló que unos 2.000 productores ganaderos han elegido producir carne en campos forestados. Además de la integración con fines productivos existe una gran oportunidad de complementación entre los dos sectores en lo referente a la compensación de emisiones de gases de efecto invernadero. Esta es una fortaleza de la forestación que puede apoyar la producción ganadera y otorgarle un sello de carbono neutral, con la posibilidad además de contar con certificación de la gestión sostenible de la producción por instituciones internacionalmente reconocidas como PEFC y FSC.

A su turno el Dr. Álvaro Simeone Profesor de Nutrición en Bovinos de Carne de la Facultad de Agronomía – UDELAR, presentó los resultados de diversos estudios realizados con la evidencia e información sobre el impacto de la integración forestación-ganadería en el desempeño productivo de ésta última.

 De acuerdo al académico “es muy claro el beneficio que proporcionó el efecto de la sombra en las ganancias de peso obtenidas en la categoría vaquillonas de razas carniceras. La magnitud de ese incremento está en torno al 50%”.

Se puede lograr una productividad de 100 kg. de peso vivo/ha, con una carga animal de 0,79 UG/ha y con una suplementación de 139 kg de suplemento/ha. La actividad ganadera que mejor se adapta a pastoreo en plantaciones forestales es la recría de vaquillonas (con un peso de ingreso al pastoreo de 180 kg.) de razas de carne.

Al finalizar la mesa dedicada a la integración productiva, el ministro de Ganadería Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte señaló que «el Uruguay que nos imaginamos es un mosaico de producciones. No es uno u otro es todos juntos». Además, mencionó que el silvopastoreo es una deuda, que todavía no se ha podido establecer y que tiene un enorme potencial biológico de producción entre ganadería y forestación.

Al comenzar el bloque sobre ambiente, Nelson Ledesma, secretario de la SPF planteó la existencia de una falsa dicotomía entre la forestación y la agricultura. «La forestación ocupa el 6% del área productiva del país, la mayoría en suelos de prioridad forestal donde la productividad es muy baja y no se puede hacer agricultura».

También destacó que al 2020, en todo el mundo, las plantaciones forestales suministran cerca del 50% de las materias primas con fines industriales. Al 2050, de acuerdo a las tendencias que se pueden observar (mayor población, con mayor poder adquisitivo, cambio en los hábitos de consumo, mayor desarrollo de la energía renovable, etc.) se necesitarían 250 millones de hectáreas, considerando una tasa de desforestación nula.

El académico Fernando García Préchác, ex decano de la Facultad de Agronomía, compartió los resultados de estudios sobre los impactos de la forestación sobre los suelos, el régimen hidrológico y la calidad de la tierra.

En lo que tiene que ver con los suelos remarcó que el carbono orgánico es el indicador más importante de calidad de suelo y que “los suelos forestales ganan contenido de Carbono Orgánico en relación al uso bajo pasturas precedente, siendo parte importante de la diferencia la nueva presencia del horizonte “O” en el suelo forestado”.

Asimismo, se constata que el escurrimiento anual promedio disminuyó aproximadamente 17% en las cuencas forestadas vs las de campo natural. Esta reducción fue equivalente a la intercepción de precipitación promedio anual realizada por el dosel de los árboles. Los datos monitoreados del nivel freático, no mostraron diferencias en la recarga de agua subterránea entre suelos forestales y campo natural. La reducción del escurrimiento coincide con la demanda de agua por procesos de evapotranspiración del bosque, lo que implica que esa agua tiene un uso netamente productivo particularmente en el proceso de fotosíntesis del que deriva la producción de materia orgánica.

Por último, presentó el mapa de Neutralidad de la Degradación de Tierras del Informe Nacional de cambio 2000-2015. Este indicador surge de la evolución de tres factores, productividad, tipo de cobertura y carbono en el suelo. Los datos de este mapa indican, claramente, un grado de mejora de un 7,9% en los suelos que coincide con las zonas forestadas.

Adrián Peña, ministro de Ambiente, fue el último expositor quien destacó que el objetivo de su ministerio es “producir más y mejor, buscar el justo equilibrio entre producción y ambiente. Debemos coordinar y armonizar políticas de desarrollo».

Para ver el evento completo puede hacer clic aquí

Para ver las presentaciones puede hacer clic aquí

0

Eventos
Nuevamente la SPF estuvo presente en la Expo Prado. En esta ocasión la propuesta se llamó «Voces del Bosque» y buscó trasmitir, por medio de una propuesta visual y auditiva trasmitir los mensajes claves que promueve el sector. 

Algunos de los mensajes trasmitidos fueron:

¿Sabías que el 6 % de los suelos están forestados y que es el uso de suelos donde se genera mayor valor agregado por hectárea?

¿Sabías que la forestación ocupa un 6 % de los suelos del Uruguay y es la producción que genera más exportaciones en dólares por hectárea?

¿Sabias que en un 6 % del territorio del país, se desarrolla la cadena productiva que más empleos por hectárea sostiene?

¿Sabias que en el 6 % de los suelos uruguayos, se desarrolla la cadena productiva que más impuestos por hectária paga?
 
Bienvenidos a nuestra casa.
Somos la Sociedad de Productores Forestales.
Una organización civil de productores forestales que promovemos el desarrollo forestal sostenible y protegemos a los bosques nativos.
También trabajamos en alianzas con otros organismos nacionales para prevenir y combatir incendios forestales, asegurar la sanidad de nuestros bosques y el bienestar de las comunidades.
Hoy representamos al 90 % de la superficie forestada del Uruguay.
Todas las plantaciones son auditadas y certificadas periódicamente por organismos internacionales, para garantizar a las comunidades y consumidores de productos derivados de nuestros bosques, una gestión responsable desde el punto de vista económico, social y ambiental.
 
La producción forestal está brindando empleos de calidad, que son especialmente valorados por las mujeres rurales. A lo largo de toda la cadena forestal, cada día 25 mil personas se capacitan y desarrollan sus tareas de forma segura, en viveros, plantaciones, tareas de silvicultura, podas, raleos, cosecha y transporte.

Es un sector que aporta a las comunidades de su entorno oportunidades locales de inserción laboral, con equidad y calidad de empleo.

Un millón de hectáreas forestadas capturan CO2 y favorecen al Uruguay en sus objetivos de mitigación del cambio climático. 

Al igual que en todas las actividades productivas, los forestales también utilizamos el recurso suelo y agua. En nuestro caso los impactos sobre la calidad y sostenibilidad de los recursos son monitoreados y gestionados. Invertimos en investigación y nuevas tecnologías. Desde 2004 el sector cuenta con un Código de Buenas Prácticas, siendo pioneros en esta herramienta de cuidado y manejo de los recursos naturales en el país.

El sector forestal también es pionero en su compromiso con la conservación de áreas naturales. Cuenta hoy con aproximadamente 15 mil hectáreas declaradas como Áreas de Alto Valor de Conservación.

Y otras 400 mil hectáreas se manejan bajo normas internacionales de conservación, siendo una superficie 2 veces mayor al total de hectáreas del Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

El sector forestal sostiene cada día 25.000 puestos de trabajo, el equivalente a 32 personas por cada 1000 hectáreas forestadas.

También impulsan a este sector: 1.800 Pequeñas y Medianas Empresas, que brindan sus servicios a lo largo de toda la cadena.

Ofrece al país estabilidad de largo plazo. Sus ciclos productivos son de 10 a 11 años en la producción con destino a celulosa, y de 20 a 25 años, en las plantaciones con destino de aserrado para la industria de la construcción o la fabricación de muebles.

Más de 1.100 productores ganaderos han forestado. Diversificaron sus ingresos y también ingresaron a un nuevo rubro altamente demandado, con excelentes proyecciones para el futuro. Los productos derivados de la producción forestal, gestionada de forma social, económica y ambientalmente sostenible, están siendo cada vez más demandados por los mercados globales y son la alternativa sostenible para la sustitución de productos de orígenes no renovables.

Desde siempre, plantar árboles, es sembrar futuro.

0

Comercio Exterior, Eventos, Noticias
Montecon analizó los desafíos del sector forestal durante desayuno de trabajo

En línea con su objetivo de ofrecer servicios ajustados a las especificidades de cada sector y respuestas concretas a las necesidades que surgen junto a nuevos proyectos y desafíos, Montecon invitó a los principales actores vinculados a la industria forestal para compartir un nuevo desayuno de ideas.

La iniciativa comenzó con un encuentro dedicado al sector farmacéutico y es parte de una estrategia que lleva adelante el principal operador de las áreas públicas, tanto para contenedores como para carga general y carga proyectos, para mantenerse siempre cerca de sus clientes. Así lo explicó Juan Olascoaga, gerente General de Montecon y director de NODUS.

“Grupo NODUS estuvo desde siempre muy vinculado al área forestal.  Montecon tiene un perfil de intentar estar siempre muy cerca de los clientes, de tratar de entender sus necesidades y satisfacerlas. Es por ello que comenzamos a implementar estas instancias. Con la industria forestal queremos acompañar un sector que es relevante para la economía del país, ya que representa el 20% de las exportaciones, y en particular para el movimiento del Puerto de Montevideo”, mencionó.

Transformación de la era digital
 
Durante el encuentro, el gerente Comercial de Montecon, Julio Branda, presentó los principales avances en tecnología, infraestructura e innovación que ha tenido la compañía para sumarse a la transformación de la era digital.

Las plataformas que brindan atención al cliente, durante las 24 horas, desde distintos dispositivos y tecnología Blockchain fueron algunos de los ejemplos mencionados por Branda durante la jornada.

En referencia al sector forestal especialmente, el gerente Comercial señaló varias características del servicio que brinda Montecon a sus clientes en beneficio de las empresas con las que opera, como pagos web y online, flexibilidad comercial, una línea ejecutiva de atención personalizada y la posibilidad de efectuar ingresos nocturnos al puerto con habilitación preferencial, que pueden significar una importante solución para evitar superposiciones de horarios para entregas de cargas.

Industria forestal
El presidente de la Sociedad de Productores Forestales (SPF), Carlos Faroppa, invitado especialmente a este evento, agradeció la oportunidad y resaltó la importancia de la instancia para reflexionar e intercambiar  ideas sobre los desafíos y oportunidades que presenta el sector.

“Uruguay tiene dos características importantes: todos los bosques que están en la exportación son certificados y en lo que hace al pino todos los bosques están podados, una característica no menor a  nivel mundial. Ningún país en el mundo tiene sus bosques de pinos tan manejados o podados como los nuestros y eso nos abre los mercados al mundo”, destacó Faroppa.

Según señaló, la industria forestal en 2018 representó el primer rubro de exportación del país y ha logrado captar inversiones “muy interesantes”. Ha pasado de ser “casi inexistentes” a tener una proyección actual “de 9.000 millones de dólares con los nuevos proyectos” y los empleos han acompañado el crecimiento.

“Tenemos porcentajes de exportación propios de un país forestal, similares a Finlandia. Si bien todavía nos falta, es posible que en 2035 estemos duplicando el volumen de exportaciones sin aumentar las áreas de trabajo, simplemente por valor agregado. La clave está en agregar valor y distribuir mejor la canasta de productos”, manifestó.

Fuente: Lared21
0

Eventos

En el año de sus 60 años de creación la SFP quiso hacer un reconocimiento a aquellos productores visionarios que, previo a la ley forestal de 1987, creyeron en un proyecto forestal. Personas e instituciones que atravesaron dificultades, incomprensiones, pero que siguieron adelante, proyectando un futuro que hoy es una realidad.


El lunes 9 de setiembre, en la Expo Prado 2019 se realizó un homenaje a Brígido Diano, Carlos Alberto Voulminot, Juan Carlos Balerio, Caja de Jubilación y Pensiones Bancarias, Caja Notarial, Omar Urioste y TILE SA. Todos ellos empresarios emprendedores forestales que, previo a la ley de 1987, apostaron por el sector.


Brígido Diano 

Durante los años de la Segunda Guerra Mundial Don Brígido Diano sufrió la falta de combustible para los hornos de su empresa Caleras CYCUSA. Buscando una solución e inspirado en un viaje a Córdoba, Argentina pudo evidenciar el valor de la madera como sustituto del carbón, así se convirtió en el primer impulsor del uso de la madera con fines energéticos en el país. Comenzó a plantar en los alrededores de Minas, Rocha y Maldonado. Fue condecorado por el gobierno del momento por ser quien más montes había plantado en el país.


De manos del presidente de la SPF Carlos Faroppa recibió el reconocimiento la nieta de Brígido, Luciana Diano. 











Carlos Alberto Voulminot 

En la década de los 40, en una superficie de más de 3.000 hectáreas el Ing. Carlos Alberto Voulminot comenzó la plantación de varias especies de pinos, eucaliptus y salicáceas. A fines de los años 40 destinó un campo experimental para álamos, evaluando su comportamiento. En 1959 varios entusiastas de la forestación comenzaron a reunirse, conformando luego la Sociedad de Productores Forestales, de la cual el Ing. Carlos Alberto Voulminot fue su primer presidente.


Nelson Ledesma, secretario de la SPF entrega reconocimiento a Alberto Voulminot y Carlos Voulminot.











Juan Carlos Balerio 

El emprendedor Don Juan Carlos Balerio comienza, en 1956, su proyecto forestal. Comenzó a plantar en el departamento de Lavalleja, en tierras que no eran aprovechables para la ganadería, pero sí para el desarrollo forestal. Sus primeras plantaciones fueron de PINUS INSIGNIS. El departamento de Maldonado fue otro punto de desarrollo forestal para Balerio. Su experiencia en las serranías lo llevó, años más tarde, a plantar en la Sierra de la Aurora, en Rivera. Donde comenzó la segunda gran concentración de pinos del país.


Entregó reconocimiento, por la SPF, su tesorero Javier Otegui, lo recibió Lorenzo Balerio











Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias

La Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias fue creada en 1925 y en 1964 realiza las primeras actividades en forestación con la adquisición de 6.000 hectáreas en Paysandú, en donde se plantaron pinos y eucaliptus. En los años siguientes se realizaron más inversiones, adquiriendo nuevos campos, tanto en Paysandú como en Durazno, llegando en la actualidad a contar con 18.000 hectáreas.


Lucía Basso por la SPF entregó este reconocimiento a Gustavo Weare, presidente la Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias











Caja Notarial de Seguridad Social

Luego de una larga historia de gestación en 1941 se crea por ley la Caja Notarial de Jubilaciones y Pensiones, organismo paraestatal de previsión. La Caja Notarial fue uno de los emprendimientos pioneros en la inversión forestal, que continua hoy en día. En 1962 se crea la empresa Forestal Caja Notarial que tiene operaciones en Río Negro y Paysandú. Cuenta con un poco más de 9.000 hectáreas plantadas.


Por la SPF entregó el reconocimiento Alberto Rodriguez y recibió el Gerente Forestal Ricardo Correa Luna












Omar Urioste

A comienzos de los años 50 inició su actividad agropecuaria y participó de plantaciones de eucaliptos colorado para abrigo y sombra del ganado. Desde ese momento le resultó claro la buena convivencia del ganado con los árboles. Urioste demostró un claro interés por la forestación, lo que desembocó en la creación del “Centro Forestal Chileno” en el año 1975, empresa que promueve la forestación y además brinda servicios forestales a terceros. Es miembro honorario de la SPF. Ha participado activamente en el ámbito gremial, empresarial y político, siempre fomentando el crecimiento del sector.

El ex-gerente de la SPF Atilio Ligrone entrega este reconocimeinto a Omar Urioste









Tile S.A.

Mucho ha cambiado desde que José Miguel Otegui se subió en le primero barco que exportó madera en 1988. En esa época ANTEL compró centrales para telefonía digital a Ericsson y como contrapartida Uruguay pidió colocar ciertos productos nacionales en Escandinavia.  Fue así que la empresa COMUREX, a través de su división Maderas, TILE SA investigó si se podía vender “hielo a los esquimales”. Es así y con muchos obstáculos en el camino, que en julio de 1988 el buque SEA RIDER recaló en Montevideo y en 27 días quedó con la carga completa para exportar rolos de madera. Hoy a 31 años de dicho acontecimiento seguramente las dificultades de ese momento se transformaron en aprendizajes que no se podrían haber obtenido sin no es gracias a la perseverancia que tenían quienes llevaron adelante este proyecto.


Entregó, en representación de la SPF, Pablo Balerio y recibe Alice María Vilaró de Otegui 











 

0

Eventos

Competitividad, desafíos logísticos y economía circular fueron algunos de los temas que se trataron en el primer desayuno forestal: “2020 Retos para la construcción del mañana”, realizado por la Sociedad de Productores Forestales, el 20 de agosto a las 9.00 en el Radisson Victoria Plaza, conmemorando los 60 años de la institución.

El Ec. Enrique Iglesias, el Ing. Agr. Carlos Faroppa y el Ec. Fernando Isabella participarán en una mesa de diálogo sobre competitividad, nuevos desafíos de la economía circular.

El Ec. Alfonso Capurro de CPA presentó el estudio Contribución de la cadena forestal a la economía uruguaya, realizado a pedido de la SPF en 2017. De acuerdo con sus estimaciones la contribución de la cadena forestal en 2022 superará el 5,5% del PBI en 2022.


Durante su presentación el Ing. Guillermo Mera destacó las posibilidades de desarrollo que se presentarán con la construcción del Ferrocarril Central, no solo para UPM sino también para otros productos. También señaló la restricción para las exportaciones que significa el calado. Para no tener restricciones comerciales es necesario contar con un calado de 14 metros. 
 

Ver las presentaciones de la actividad: 

Presentación Alfonso Capurro

Presentación Guillermo Mera

Ver video:

0

Eventos

Del 04 al 15 de setiembre estamos en la Expo Prado con una actividad dinámica sobre sector forestal como alternativa sostenible, dirigida a escolares y liceales que visitan la exposición.

09.00 a 20.00 horas
Expo Prado 2019

 

0

es_ESSpanish