Your address will show here +12 34 56 78
Comunicación, Economía
La Sociedad de Productores Forestales expresa su honda preocupación por la fuerte afectación de actividades económicas que se ha generado por una cadena de medidas sindicales, lo que daña fuertemente a la producción nacional, a su sector exportador y al sector forestal. 

Expresamos nuestra profunda preocupación por la situación que se vive en el Puerto de Montevideo. En momentos en que comienza a visualizarse la reactivación económica luego de superar los momentos más difíciles de una pandemia, el sector exportador es uno de los principales motores de la dinamización de la actividad. Las trabas en el desarrollo del comercio exterior y  las exportaciones, perjudica al Uruguay en general al afectar los ingresos de divisas del país y la confiabilidad del Uruguay en los mercados mundiales de destino.

El cese de las operaciones portuarias supone paralizar la principal puerta de entrada y salida de productos del país, con impactos que trascienden los días de paro. Para los exportadores imposibilita cumplir con los compromisos contractuales asumidos, con consecuencias económicas inmediatas y la eventualidad de perder la relación comercial con el cliente. Para los importadores, implica retrasar sus operaciones por semanas y asumir costos imprevistos para acceder a las cargas esperadas desde otros puertos de la región (Brasil o Argentina). Para las empresas navieras es un factor de desestímulo adicional a recalar en nuestro puerto, el que de por si aporta volumenes de carga menores para su negocio y ahora suma dificultades operativas por este conflicto. Todos estas trabas y dificultades frenan la actividad amenazando la ansiada reactivación económica y el empleo.

Asimismo, nuestra gremial observa con gran preocupación el clima de conflicto generado en la mayor obra de construcción del país en el marco de una nueva ronda de consejos de salarios. Consideramos que el desarrollo industrial constituye un elemento determinante para la competitividad y proyección futura del sector forestal en su conjunto. La visualización por parte de los inversores de un clima conflictivo como el actual, genera un claro desestímulo a la radicación de inversiones, con evidentes efectos negativos en las perspectivas de generación de empleo.

Ante este hecho, consideramos que toda negociación debe ser llevada a cabo con respeto y responsabilidad por las partes involucradas y rechazamos toda expresión de radicalización que dificulte el diálogo, el buen relacionamiento y la negociación.

Comprometidos con el respeto a las oportunidades de trabajo y libertades sindicales, esperamos que todos los actores involucrados en estos conflictos se conduzcan con responsabilidad hacia el país, en pro del bien común.
0

es_ESSpanish