preguntas frecuentes

PREGUNTAS FRECUENTES / General

  • ¿Cuál es la tendencia de forestación en el mundo?
  • Existen en el mundo unos 4 mil millones de hectáreas de bosque lo que representa el 31% de la superficie terrestre. Sin embargo, dicha superficie se reduce año tras año en unos 13 millones de hás como consecuencia de la deforestación (cambio de uso del suelo de bosque a otra actividad)  principal causa del cambio climático.

    El consumo mundial de madera se sitúa en los 3800 millones de metros cúbicos anuales y de acuerdo a FAO se incrementará un 60% hacia fines del año 2030

     Esos incrementos en el consumo deberán abastecerse con bosques gestionados en forma sostenible y con nuevas plantaciones de bosques

    Por esa razón los bosques plantados han aumentado su superficie ubicándose actualmente en unos 280 millones de hectáreas que  abastecen el 35% de la demanda mundial de productos madereros.

     Una hectárea de bosque plantado produce entre 10 y 20 veces más madera que una hectárea de bosque nativo.

  • ¿Cuál es la superficie del país destinada a la actividad forestal? ¿Cuántas hectáreas?
  • Actualmente existe en Uruguay, una superficie ocupada por bosques nativos de 850 mil hectáreas y 1.15 millones de hectáreas de bosques plantados, lo que suma un total de 2 millones de hectáreas de bosques. 

  • ¿Qué variedades de árboles se plantan en nuestro país?
  • Las variedades de árboles que se plantan mayoritariamente en el país son pinos y eucaliptos.

    Los pinos son originarios del sudeste de Estados Unidos, y se adaptan muy bien a nuestro clima. Las principales especies que plantamos son P. taeda y P. elliottii.

    El eucalipto procede de Australia y existen más de 600 especies.. De estas Uruguay utiliza un número reducido que han logrado adaptarse muy bien a las condiciones del país. Las más importantes son E. grandis, E. glóbulus ssp. glóbulus, E. glóbulus ssp. maidenii, E. dunii, y otras.

     

  • ¿Por qué no se plantan especies autóctonas o varios tipos de especies?
  • No se realizan plantaciones comerciales con especies autóctonas principalmente por sus ciclos de producción más largos y por su nula demanda en los mercados internacionales. Si se autoriza el manejo de los bosques nativos existentes en el país en la medida que planteen planes de manejo sostenibles y que sean autorizados por la Dirección General Forestal.

  • ¿Quién ha forestado en nuestro país?
  • Empresas nacionales y extranjeras con industria forestal, productores agropecuarios, pequeñas y medianas empresas forestales, Instituciones nacionales y extranjeras que administran fondos de pensión, etc.

  • ¿Se puede plantar árboles en cualquier tipo de suelo?
  • La ley estableció un criterio de “suelos de prioridad forestal” sobre los cuales implementó un paquete de beneficios de orden impositivo y de financiamiento procurando la forestación en dichos sitios.  Más del  75% de los bosques plantados se ubican en suelos de prioridad forestal. Actualmente, los beneficios al desarrollo de nuevas plantaciones se ha reducido exclusivamente a aquellas que se realicen en suelos de prioridad forestal y que tengan un destino productivo orientado a las industrias del aserrado y de los tableros de madera.

    No existe ninguna Ley que prohíba la forestación en ningún sitio. De todos modos, cualquier plantación forestal mayor a las 100 hectáreas que se desee realizar, requiere de una autorización ambiental previa que es otorgada por la Dirección Nacional de Medio Ambiente.

  • ¿Seguirá creciendo la superficie forestada en el país?
  • Uruguay dispone de un gran potencial para el desarrollo de nuevas plantaciones. Existen suelos en los que los árboles se desarrollan muy bien y la posibilidad de otro tipo de producciones es más limitada. En los últimos tres años el área cubierta por plantaciones se ha ido expandiendo a razón de unas 20 mil hectáreas por año. Dichas plantaciones en su mayoría (más del 60%) se realizan en predios de productores agropecuarios en integración con las demás producciones y en convenio con empresas forestales. De esa forma, los productores agregan un nuevo rubro de producción e ingresos a sus establecimientos y las empresas forestales disponen de materia prima para las industrias.