prensa

Un año "muy activo" en cuanto a venta de empresas

17/12/2017
Solamente en cuatro de las operaciones se movieron US$ 800 millones.

La venta de la compañía a un fondo brasileño superó los US$ 400:

Este año, un grupo japonés selló un acuerdo con un londinense con un pasado como boxeador y un presente de magnate de la industria cárnica y se quedó con el frigorífico más nuevo del país. El sector forestal se anotó una inversión récord y la firma de energías renovables que lidera el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez adquirió dos parques eólicos en el departamento de Maldonado. Un empresario argentino con un pasaje fugaz por la política se hizo con el 100% del paquete accionario de una cadena de farmacias en la que había puesto un pie en 2012.

Estas fueron algunas de las de fusiones y adquisiciones (conocidas como M&A, por la sigla en inglés con que se domina a estas operaciones) que tuvieron lugar este año en Uruguay. Según los expertos en esta área consultados por El País, 2017 fue movido en este terreno. "Sentimos que fue un año que tuvo un volumen importante de operaciones", sintetizó el socio de Guyer & Regules, Juan Manuel Mercant.

Para el socio de Ferrere, Santiago Fontana la primera mitad del año fue "muy activa", mientras que en el segundo semestre "el péndulo" dibujó una trayectoria hacia el centro de nuevo. "Seguimos con un buen nivel de transacciones, pero más normal", precisó el abogado.

Cuando llega la hora de mencionar cuáles fueron las operaciones que llamaron más la atención, dos acapararon las respuestas. Una es la venta de la forestal estadounidense Weyerhaeuser, que vendió sus bosques e industrias en el país al grupo inversor brasileño BTG Pactual por una cifra histórica para el sector: US$ 402,5 millones. Si no se consideran las inversiones realizadas para la instalación de las plantas de celulosa de UPM y Montes del Plata, es de las inversiones más grandes jamás registradas en Uruguay.

La segunda transacción más recordada del año tuvo lugar en Durazno. En abril se conoció que el frigorífico Breeders & Packers Uruguay (BPU), fundado por el británico Terry Johnson y que comenzó a producir en 2011, pasaría a manos del japonés NH Foods Group. Esta operación ascendió a US$ 135 millones y marcó el desembarco nipón en la industria frigorífica nacional.

Fontana comentó que esta compra se dio, además, en la antesala de la esperada reapertura del mercado de la nación del sol naciente para la carne vacuna sin hueso y madurada —Japón dejó de comprar en 2000, una consecuencia del primer foco de fiebre aftosa—.

No fueron los únicos empresarios asiáticos que apostaron por este sector en 2017. La empresa china Foresun —que ya poseía Frigorífico Rosario en Colonia— compró el 50% del paquete accionario del frigorífico Lorsinal, por US$ 16 millones, y se espera que en los próximos meses fortalezca su participación.

También hubo un intercambio de plantas nacionales por parte de dos pesos pesados brasileños. Minerva Foods se hizo con la operativa de JBS en Uruguay, Argentina y Paraguay, por un monto total de US$ 300 millones y en medio del escándalo conocido como "Carne Débil" en el país norteño que sacudió a la primera productora de proteína del mundo. A nivel local, esto provocó que Minerva se quedara con tres frigoríficos: a Carrasco y PUL sumó con esta jugada el Canelones.

Para Mercant, podría haber más novedades en esta industria. "Se sabe que hay frigoríficos que están buscando la posibilidad de venderse", dijo.

Viento y farmacias.

El sector de las energías renovables también registró operaciones este año. Entre otras, Saeta Yield, que tiene como accionistas de control al grupo ACS (Actividades de Construcción y Servicios) —liderada por el presidente del Real Madrid— compró dos parques eólicos en Maldonado, Carapé I y II, por alrededor de US$ 65 millones.

Saeta adquirió estos emprendimientos de manos de Grupo San José y de Corporación América, holding del empresario argentino Eduardo Eurnekian que tiene en Uruguay las concesiones de los aeropuertos de Carrasco y Laguna del Sauce.

En 2017 hubo novedades en el rubro farmacias. El grupo timoneado por el argentino Francisco De Narváez completó la compra de la cadena San Roque a la que había llegado cinco años atrás mediante la adquisición de las acciones de, justamente, Eurnekian.

Según medios del país vecino, De Narváez, el empresario del tatuaje en el cuello, tuvo que desembolsar US$ 8 millones para quedarse con el 50% de San Roque que todavía no poseía.

También se concretaron otras compra-ventas relevantes a nivel local.

Próximo año.

¿Qué se espera para 2018 en este campo? El socio de Jiménez de Aréchaga, Viana & Brause Nicolás Herrera dijo que avizora un buen año, en parte por una región que —todo hace pensar— jugará a favor. En tanto, Tomás Gurméndez, socio de Posadas, Posadas & Vecino, también se mostró optimista respecto al escenario para el año que viene. "Vemos para 2018 una tendencia parecida a la del segundo semestre de 2017", dijo. El abogado había planteado que la segunda mitad del año había sido "muy movida" en materia de operaciones. "Hay muchos activos que son atractivos para fondos y para inversores extranjeros", sintetizó.

La región y el "derrame"

Para Herrera, los países vecinos están ayudando a Uruguay, y dijo que existe un "efecto derrame". Cuando las empresas dejan Brasil o Argentina, "es muy raro que se queden en Uruguay, pierde sentido", sin embargo, estando en esos países "no cuesta nada estar en Uruguay", agregó. Por su parte, Gurméndez sostuvo que "el repunte de Argentina sin duda esté teniendo repercusiones en Uruguay". Para este año y el siguiente, el Fondo Monetario Internacional espera que el país crezca 2,5%, tras una caída de 2,3% del PIB en 2016. "Los fondos o las empresas internacionales que invierten en Argentina muchas veces vienen para Uruguay", dijo Gurméndez.

https://negocios.elpais.com.uy/ano-activo-cuanto-venta-empresas.html

 

GALERIA DE FOTOS