Institucional

INSTITUCIONAL / Actividades / Incendios Forestales

Finalizó una nueva temporada de Protección Contra Incendios Forestales

El pasado 31 de marzo, llegó a su fin el Plan de Protección contra Incendios, que anualmente las empresas socias de SPF llevan adelante en verano, con el fin de proteger sus plantaciones contra estos eventos.

Participan y financian completamente el mismo, 54 empresas que poseen un área de 732.686 ha efectivas de bosques.

Coordinados por SPF, seis técnicos de diferentes empresas y zonas, diseñan y ajustan el plan anual, procurando una adecuada relación entre la protección a lograr y los costos en que se incurre.

Trabajan directamente en la tarea más de cien personas, distribuidas en las: tres Bases de Operación de las Brigadas Helitransportadas, seis rutas de detección aérea y quince torres fijas con el mismo cometido.

En un trabajo coordinado con Dirección Nacional de Bomberos, se contratan a ésta, oficiales y brigadistas zafrales que serán los responsables del combate de incendios en el terreno.

En la temporada que acaba de finalizar, se realizaron 742 vuelos de detección, que en 1.581 horas totalizaron 341.624 km.

Comparado con la temporada anterior hubo un 30% menos de focos detectados y una reducción a la mitad de las horas de helicóptero más brigadas, empleadas en combate.

Se realizaron 22 despachos de las Brigadas Helitransportadas, las que cumplieron con su cometido, logrando la extinción de los fuegos sin que se registraran pérdidas de significación. Adicionalmente, algunos fuegos detectados, pudieron ser controlados sin despacho de las Brigadas, al gestionarse el combate por otros medios.

La tarea se complementa con acciones de comunicación que pretenden generar conciencia en la población sobre el cuidado de los bosques y la protección contra el fuego.

El Plan pretende hacer una detección lo más temprana posible, de cualquier fuego que signifique amenaza a las plantaciones protegidas, y detectado éste, un ataque rápido y contundente que impida la propagación. Para ello es necesario contar con recursos siempre disponibles y a una distancia que permita la llegada antes de 45 minutos a las zonas más alejadas.

Los pilares fundamentales del sistema son:

Prevención

Detección

Gestión de recursos

Combate

Para la prevención se realizan acciones de comunicación de diverso tipo, con el objetivo de hacer conocer tanto al sector forestal, como a la población en general los riesgos presentes y las formas de evitar siniestros.

La detección se desarrolla en las zonas forestales a lo largo de todo el país, mediante:

Seis rutas aéreas predeterminadas de una extensión total de más de 2.600 kilómetros, que se vuelan (dependiendo del Índice de Riesgo), hasta tres veces por día.

Quince torres de detección que cubren el norte de Tacuarembó y Rivera, manteniéndose activas todo el año.

La gestión de recursos, se hace desde Centrales de Coordinación y Despacho, ubicadas en cada una de las Bases de Operación. Las mismas calculan diariamente y para cada zona cubierta por una ruta de detección, el Índice de Riesgo de Incendios (IRIF - que se utiliza para programar los vuelos), reciben los informes de quienes hacen esa tarea, y despachan en caso que corresponda las Brigadas Helitransportadas u otros recursos disponibles.

Complementariamente, la Central de Buena Unión (Rivera), que opera durante todo el año, coordina las Torres de Detección ubicadas al norte de la ciudad de Tacuarembó, y gestiona los datos que recibe desde las mismas, para que también esta zona sea protegida con los recursos de combate.

El combate de incendios se realiza cuando los mismos son detectados dentro de predios forestales protegidos, o próximos a éstos y significan una amenaza para los mismos.

Para la extinción, se emplean helicópteros especializados en la tarea que disponen de un helibalde para esparcir agua y transportan una dotación de bomberos de la DNB, encargada del combate en tierra.

Estos equipos se encuentran asentados todos los días del período (15 de diciembre – 31 de marzo), en

tres bases ubicadas en las ciudades de Treinta y Tres, Tacuarembó y Guichón (Paysandú).

El sistema es financiado completamente por las empresas forestales socias de la Sociedad de Productores Forestales, con la cual puede contactarse a los teléfonos 2914 6220 ó 21, o a las direcciones electrónicas: spf@spf.com.uy o rafael.sosa@spf.com.uy.

GALERIA DE FOTOS