Your address will show here +12 34 56 78
Bosques Nativos

Los bosques nativos en Uruguay están protegidos por ley.


Está prohibida su tala, a menos que el producto de la explotación sea para consumo interno del establecimiento o cuando se cuenta con un plan de manejo del monte nativo aprobado por la Dirección General Forestal. Gracias a esta política, la vegetación arbórea autóctona se ha incrementado. Se pasó de 667.000 ha en 1990 a 835.349 ha en 2016.

Dependiendo del ambiente en que se desarrolla el bosque nativo tiene diferentes características, en el caso de Uruguay se pueden clasificar de la siguiente manera:
Monte de galería o de ribera

Se ubica acompañando los principales cursos y espejos de agua del país y se desarrolla tanto en las márgenes de los cursos de agua como en las de lagunas e islas vinculadas a los mismos.

Monte Serrano

El monte serrano es la segunda formación boscosa de importancia en el país, en cuanto a extensión, luego del monte ribereño. Se trata de una formación que se desarrolla en áreas pedregosas que incluyen cerros, sierras, asperezas y mares de piedra, normalmente asociados a cursos de agua y manantiales.

Palmares

Si bien en el país hay varias especies de palmas, sólo tres de ellas (butiá, yatay y poñì) forman palmares casi puros. Los palmares más extensos son los de butiá (Butia capitata) en el este del país vinculados a tipos de suelos pesados y húmedos. En el noroeste (Paysandú y Río Negro) se encuentran los palmares de yatay (Butia yatay) que se desarrollan sobre suelos mejor drenados y arenosos. Por su parte, la pequeña palma poñí se desarrolla en algunos cerros chatos de Rivera, formando palmares puros como en el caso del cerro Miriñaque. La palma pindó (también llamada chirivá) está presente en gran parte de los montes del país (a veces en gran abundancia), pero sólo excepcionalmente como formación pura.

Monte de Parque

Es una formación típica de la cuenca del río Uruguay, presente desde Artigas hasta Colonia, que se caracteriza por la presencia de especies arbóreas y arbustivas que se desarrollan dispersas en un tapiz vegetal de pradera. En términos generales se lo encuentra ubicado entre el monte ribereño y la pradera típica, desprovista de árboles. Si bien está compuesto por numerosas especies, las más comunes son el algarrobo, el ñandubay y el espinillo y según cual predomine se lo denomina algarrobal, ñandubaysal o espinillar.

Monte de Quebrada

En Uruguay existen numerosas quebradas que se extienden desde el norte hasta el sureste. Se trata de valles profundos excavados por cursos de agua, con paredes rocosas de pendientes muy pronunciada y a veces casi verticales. El ambiente húmedo, con menor luminosidad y protegido de los vientos determina un microclima muy particular que a su vez da lugar a un tipo de monte con características propias. Los árboles son aquí mucho más altos y con mayores diámetros peses a que en general se trata de las mismas especies.

es_ESSpanish