Eventos

Desayuno Forestal | Integración Productiva Sostenible: el próximo desafío país

Con la presencia de los ministros de Ganadería, Agricultura y Pesca y Ambiente, expertos académicos y productores se llevó a cabo el segundo Desayuno Forestal. Tanto los ministros Uriarte y Peña, cómo los académicos Fernando García Préchac y Álvaro Simeone destacaron el importante papel de la forestación en el país y su sinergia con otras producciones.

El 28 de octubre en la mañana se llevó a cabo el segundo desayuno forestal organizado por la Sociedad de Productores Forestales, se contó con la presencia de varias autoridades nacionales, así como también representantes de otras gremiales empresariales.

El evento se dividió en dos bloques, uno de ellos se refirió a la integración productiva y el segundo fue sobre el tema ambiente. Ambos temas de indiscutible importancia y vigencia.

El primer bloque contó con la participación de Francisco Bonino, directivo de la SPF, quien destacó que el sector forestal necesita integrar la ganadería y otras producciones, ya que en los predios afectados a la forestación se foresta poco más del 50%, permaneciendo otro 50% que se necesita rentabilizar. Un ejemplo de esta integración es la forestación y la apicultura, esto se puede observan en los departamentos más forestados que están entre los más productivos apícolamente. Además, a través del sistema de certificación internacional PEFC, el país ya cuenta con miel certificada.

Bonino también señaló que unos 2.000 productores ganaderos han elegido producir carne en campos forestados. Además de la integración con fines productivos existe una gran oportunidad de complementación entre los dos sectores en lo referente a la compensación de emisiones de gases de efecto invernadero. Esta es una fortaleza de la forestación que puede apoyar la producción ganadera y otorgarle un sello de carbono neutral, con la posibilidad además de contar con certificación de la gestión sostenible de la producción por instituciones internacionalmente reconocidas como PEFC y FSC.

A su turno el Dr. Álvaro Simeone Profesor de Nutrición en Bovinos de Carne de la Facultad de Agronomía – UDELAR, presentó los resultados de diversos estudios realizados con la evidencia e información sobre el impacto de la integración forestación-ganadería en el desempeño productivo de ésta última.

 De acuerdo al académico “es muy claro el beneficio que proporcionó el efecto de la sombra en las ganancias de peso obtenidas en la categoría vaquillonas de razas carniceras. La magnitud de ese incremento está en torno al 50%”.

Se puede lograr una productividad de 100 kg. de peso vivo/ha, con una carga animal de 0,79 UG/ha y con una suplementación de 139 kg de suplemento/ha. La actividad ganadera que mejor se adapta a pastoreo en plantaciones forestales es la recría de vaquillonas (con un peso de ingreso al pastoreo de 180 kg.) de razas de carne.

Al finalizar la mesa dedicada a la integración productiva, el ministro de Ganadería Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte señaló que «el Uruguay que nos imaginamos es un mosaico de producciones. No es uno u otro es todos juntos». Además, mencionó que el silvopastoreo es una deuda, que todavía no se ha podido establecer y que tiene un enorme potencial biológico de producción entre ganadería y forestación.

Al comenzar el bloque sobre ambiente, Nelson Ledesma, secretario de la SPF planteó la existencia de una falsa dicotomía entre la forestación y la agricultura. «La forestación ocupa el 6% del área productiva del país, la mayoría en suelos de prioridad forestal donde la productividad es muy baja y no se puede hacer agricultura».

También destacó que al 2020, en todo el mundo, las plantaciones forestales suministran cerca del 50% de las materias primas con fines industriales. Al 2050, de acuerdo a las tendencias que se pueden observar (mayor población, con mayor poder adquisitivo, cambio en los hábitos de consumo, mayor desarrollo de la energía renovable, etc.) se necesitarían 250 millones de hectáreas, considerando una tasa de desforestación nula.

El académico Fernando García Préchác, ex decano de la Facultad de Agronomía, compartió los resultados de estudios sobre los impactos de la forestación sobre los suelos, el régimen hidrológico y la calidad de la tierra.

En lo que tiene que ver con los suelos remarcó que el carbono orgánico es el indicador más importante de calidad de suelo y que “los suelos forestales ganan contenido de Carbono Orgánico en relación al uso bajo pasturas precedente, siendo parte importante de la diferencia la nueva presencia del horizonte “O” en el suelo forestado”.

Asimismo, se constata que el escurrimiento anual promedio disminuyó aproximadamente 17% en las cuencas forestadas vs las de campo natural. Esta reducción fue equivalente a la intercepción de precipitación promedio anual realizada por el dosel de los árboles. Los datos monitoreados del nivel freático, no mostraron diferencias en la recarga de agua subterránea entre suelos forestales y campo natural. La reducción del escurrimiento coincide con la demanda de agua por procesos de evapotranspiración del bosque, lo que implica que esa agua tiene un uso netamente productivo particularmente en el proceso de fotosíntesis del que deriva la producción de materia orgánica.

Por último, presentó el mapa de Neutralidad de la Degradación de Tierras del Informe Nacional de cambio 2000-2015. Este indicador surge de la evolución de tres factores, productividad, tipo de cobertura y carbono en el suelo. Los datos de este mapa indican, claramente, un grado de mejora de un 7,9% en los suelos que coincide con las zonas forestadas.

Adrián Peña, ministro de Ambiente, fue el último expositor quien destacó que el objetivo de su ministerio es “producir más y mejor, buscar el justo equilibrio entre producción y ambiente. Debemos coordinar y armonizar políticas de desarrollo».

Para ver el evento completo puede hacer clic aquí

Para ver las presentaciones puede hacer clic aquí