Incendios Forestales

Visita de Coordinadores del Plan de Protección contra Incendios a Chile

Los días 12 y 13 de marzo, Carlos Pereira y Rafael Sosa, atendiendo a una invitación de Forestal Arauco (gestionada por Montes del Plata), concurrieron a Chile con el fin de conocer en detalle el sistema de protección contra incendios, que aquella empresa desarrolla en el país trasandino.

Los visitantes concurrieron a las oficinas de Arauco en la ciudad de Concepción, trasladándose luego a Chillán, en cuyas inmediaciones visitaron dos Bases asiento de Brigadas para combate de incendios.

En el curso de la visita, gentilmente atendidos por personal de la empresa anfitriona, como de su contratista Working on Fire, dialogaron con los responsables de distintas áreas del Plan de Prevención y Combate de Incendios.

Aunque la problemática de incendios forestales en Chile es muy diferente a la de nuestro país, algunas soluciones técnicas en cuánto a detección y combate podrían aplicarse (aunque sea parcialmente).

Se destaca, el muy importante sistema de detección de incendios, basado en 54 cámaras ópticas y un sistema de software basado en inteligencia artificial, que permite mediante la comparación de imágenes, alertar sobre la generación de humos en las zonas protegidas.

Unido a ello, un importante sistema de verificación, georreferenciación y control de despachos, permite enviar los recursos necesarios para el combate, en un plazo sumamente breve.

Fue posible, hablar con los gerentes y encargados de las diferentes áreas y con uno de los técnicos responsables del sistema de control y evaluación de las actuaciones, a cuyo cargo están también la prognosis de eventos y riesgos climáticos, y el desarrollo de simuladores de evolución de los siniestros.

En la segunda jornada, las visitas tuvieron como foco conocer las Bases de Operación, dónde se asientan y desde dónde se despachan y abastecen las brigadas (tanto helitransportadas, como de tierra), y aviones para el combate.

Fue destacable conocer en detalle los parámetros de selección, entrenamiento y evaluación de los casi 1.500 brigadistas de todos los veranos prestan servicio, en períodos que van desde los 2 a los siete meses.

Si bien se trata de una realidad diferente (dónde la mayoría de los focos se genera por causas distintas a las que se dan en nuestro país, y tienen una magnitud muy superior), la forma de encarar la tarea, y los medios que se disponen para enfrentarla, lleva a que permanentemente se deba considerar implementar mejoras, o ajustes al Plan desarrollado en nuestro país.